Los más viejos de La Guajira



Son los más viejos de La Guajira, llenos de sabiduría popular e historias viven  en el municipio de Fonseca(Guajira): Juan Antonio  Blanchar tiene 112 años, Carmen Beatriz Gámez Iguarán tiene 98 años y Santiago Pérez tiene 107 años,  Los tres suman  317 años, difícil de creer solo las cédulas ratifican estos años de experiencias y de historias bien vividas, más cuando en estos últimos tiempos la calidad de vida de un colombiano llega a escasos 70 años.


 HISTORIA DE VIDA DE CARMEN, 98 años

 Carmén Beatriz Gámez Iguaran  nació  el 16 de julio en el año 1916 en Fonseca cuando esta ciudad  tenia dos calles y todo se centraba en la plaza principal. Con  98 años bien vividos Carmen recogió algodón, fue cocinera, vendió raspao, pasteles y su último trabajo vender vinagre que hacia ella misma y que cogió tanta fama,  que desde el exterior venia gente a llevarse un frasco de ese vinagre tan delicioso que hacia. Ahora cuando los años dejan la evidencia en su cuerpo, recuerda con una sonrisa y ese hablar apresurado lo más grato que le ha dejado la vida “mucha gente famosa llegaban a mi casa  a comprar vinagre,  y me decían que vinagre tan bueno haces Carmen  en donde está el secreto y  yo les digo es que les meto la mano y así quedaba delicioso”.  Carmen  vive en el barrio Primero de Julio en Fonseca tuvo catorce hijos y solo le sobreviven siete, su hija Zulma, la borbón o la vejez como se conoce popularmente es quien le atiende su reumatismo y vela para que tenga días felices.
 

JUAN  ANTONIO BLANCHAR TIENE  112 AÑOS
 

 

 

Nació en 1900, un 31 de diciembre toda su vida se dedicó a la agricultura,  al cultivo de maíz, y  de seis hermanos solo sobrevive  él,  tiene siete hijos con Isabel Iguaran y uno fuera del hogar, actualmente vive con María Iguarán Blanchar, una de sus hijas que  tiene 79 años de edad .  A Juan,  los años le han hecho perder el sentido de las  cosas, le gusta estar solo para conversar en voz alta todo lo vivido, según relata su hija María Iguaran “Él se pone a hablar solo y como se crió, en la, vereda Los Altos, en juridicción de Fonseca recuerda sus años de infancia en la finca La Torcoroma cuando le mandaban a llevar provisiones”.

 Juan no ha usado gafas y escucha muy bien, no le gusta que  le den la mano y le gusta valerse por si mismo, se baña solo y se viste solo, no  le gusta el perfume, no le gusta que el pregunten nada, no le gusta el abanico, no le gusta el televisor,  a su edad arma una peleas cuando este aparato es encendido por alguien de la casa “ él pelea con el televisor se imagina que es alguien que esta frente a él y comienza   a  alegar” dice su hija María .

Juan tiene un pulso de un hombre de 70 años y su corazón es un relojito, solo  le han realizado tres cirugías en su vida y no tiene osteoporosis. Le gusta desayunar mazamorra de manzano verde con leche y yuca asada en las  noches,  son las comidas preferidas de este anciano de 112 años aunque a veces se antoja de guineo  con leche de cabra. A sus años aún reconoce a sus nietos y a sus 60 bisnietos que en ocasiones vienen a visitarle y  a sus tataranietos  y los hijos de estos que  son conocidos como Chozno. Es decir Juan Blanchar tiene la dicha de conocer  a los nietos en la cuarta generación.

En el barrio Alto Prado  todos saben que es la persona con más años en el pueblo, pero él se mantiene alejado para seguir preservando y vivir en su mundo de 112 años.
SANTIAGO PÉREZ RODRÍGUEZ , 107 AÑOS

 

Santiago nació en 1906,  un 22 de mayo, a su edad todavía camina las calles de Fonseca saludando a sus amigos y haciendo  lo que mas le gusta, jugar domino, más nadie conoce también este juego que Santiago, come de todo relata su hija Antonia Mejía que a sus 55 años se queda aterrada del vigor de su padre.
 “Lo hemos enviado  en bus a Barranquilla sólo, camina el pueblo y a todo lado va solo” relata su hija.
 Sus desayunos preferidos son los tostones de plátano verde, es decir las tajadas fritas de plátano verde con leche, toma leche en las tres comidas del día. Santiago argumenta que se mantiene bien gracias a que se cuida en las comidas, toda su vida  trabajó en el campo, sembrando algodón y arroz,  tuvo catorce hijos, el hijo mayor tiene 80 años y  el menor  que se llama Santiago tiene 50 años.
Santiago Pérez Rodríguez  con 107 años sigue su vida en el barrio Alto Prado en Fonseca donde vive solo pero bajo la vigilancia de sus hijos.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El cardenal guajiro, una especie nativa para cuidar

Jabón de matarratón, la novedad

Parque ecológico para los niños wayuu